Un cierto grado de tiempo y repetición es necesario para desarrollar y perfeccionar nuestras habilidades, por supuesto.

Pero también sabemos, que para maximizar las ganancias, debemos practicar «más inteligente, y no más duro».

Pero ¿Qué hacen los mejores de forma diferente al practicar?

Un estudio que reveló el misterio

Un grupo de investigadores dirigido por Robert Duke de la Universidad de Texas realizó un estudio.

El objetivo era descubrir los comportamientos de práctica  que distinguen a los mejores de una disciplina del resto.

Para esto, diecisiete maestros de piano acordaron aprender un pasaje de 3 compases del Concierto para piano n. ° 1 de Shostakovich .

El pasaje tenía algunos elementos difíciles, lo que dificultaba la lectura pero no era tan desafiante que no se pudiera aprender en una sola sesión de práctica.

La puesta en marcha

A los participantes se les dio la partitura, un metrónomo y un lápiz.

Se les permitió practicar todo el tiempo que quisieran, y tenían libertad para irse siempre que sintieran que habían terminado. El tiempo de práctica varió bastante, de 8 hasta 57 minutos.

Para asegurarse de que la prueba del día siguiente fuera justa, se les dijo específicamente que NO debían practicar este pasaje, en las próximas 24 horas.

24 horas después …

Cuando los participantes regresaron al día siguiente para su examen, se les pidió que realizaran el pasaje completo de 3 compases en su totalidad sin parar, 15 veces (con pausas entre intentos, por supuesto).

Cada una de las actuaciones de los pianistas fueron evaluadas en dos niveles.

Obtener las notas correctas con el ritmo correcto fue el criterio principal, Obtener el tono, el carácter y la expresividad correctos

Eso llevó a algunos hallazgos interesantes:

  1. Practicar más tiempo no condujo a una clasificación más alta.
  2. Realizar más repeticiones tampoco tuvo ningún impacto en su clasificación.
  3. El número de veces que tocaron correctamente en la práctica tampoco tuvo relación con su clasificación.

lo que importaba era:

1. Las veces lo tocaron incorrectamente: Cuantas más veces lo tocaron incorrectamente, peor era su clasificación.

El porcentaje de ensayos de práctica correcta parecía importar. Cuanto mayor sea la proporción de ensayos correctos en su sesión de práctica, mayor fue su clasificación tendida.

Las 8 mejores estrategias

Las actuaciones de tres pianistas se destacaron del resto.

Al observar más de cerca los videos de las sesiones de práctica, los investigadores identificaron 8 estrategias de práctica distintas que eran comunes a los mejores pianistas, pero que ocurrieron con menos frecuencia en el resto:

  1. Tocaron con las dos manos más temprano que el resto.
  2. Intentaron darle expresión desde un principio
  3. La práctica fue reflexiva: Hacían pausas para analizar la música, tarareaban la música y tomaban notas en la página o hacían comentarios en voz alta.
  4. Los errores se anticipaban deteniéndose antes de cometerlos, como si supieran que esa parte era difícil.
  5. Los errores fueron atendidos y corregidos inmediatamente cuando aparecieron.
  6. Las causas de los errores se identificaron con precisión. Y fueron corrigidas.
  7. La velocidad con la que tocaban variaba según la necesidad de comprensión y para evitar errores.
  8. Los pasajes más difíciles se repitieron hasta que el error se corrigió, esto se hizo con una velocidad baja para no cometer errores.

Las 3 mejores estrategias

De las ocho estrategias anteriores, hubo tres que fueron utilizadas por los tres pianistas principales, pero rara vez fueron utilizadas por los demás.

Las causas de los errores se identificaron con precisión. Y fueron corrigidas

La velocidad con la que tocaban variaba según la necesidad de comprensión y para evitar errores.

 

Los pasajes más difíciles se repitieron hasta que el error se corrigió, solo ahí siguieron adelante.

¿Cuál es el hilo común que une a estos?

Los investigadores señalan que la diferencia entre los tres pianistas principales y el resto, fue cómo manejaron los errores .

No es que los mejores pianistas cometieron menos errores al principio o que les fue más fácil aprender el pasaje.

Los mejores pianistas también cometieron errores, pero lograron corregirlos de tal manera que les ayudaron a evitar cometer los mismos errores una y otra vez.

Lo que llevó a una mayor proporción de ensayos correctos en general.

el factor determinante detrás de todos los demas

Los pianistas de mayor rendimiento utilizaron una variedad de métodos de corrección de errores, (tocar con solo con una mano, o tocar solo una parte una y otra vez) pero había una estrategia que parecía ser la más impactante e todas

Tocar despacio.

Después de cometer un error, los mejores intérpretes volverían a tocar el pasaje lentamente.

Esto pareció permitirles tocar la partes más desafiantes con mayor precisión y coordinar los movimientos correctos a un ritmo que pudieran manejar, en lugar de seguir cometiendo errores y no identificar la naturaleza y causa precisa del error.

Practicar de la mejor manera cuanto antes, hizo la diferencia. Y para esto, prestar mucha atención y hacerlo de forma lenta y observadora resultó la clave.

¿Cómo lo ves tu? Que te parece que puedes aprender y compartir con nosotros de estos conceptos?